Friday, October 05, 2007

Mulholland Night

Desde hace un timpo para acá he estado escuchando y re-escuchando hasta el desmayo el soundtrack de la película "Mulholland Drive" del excéntrico y sórdido David Lynch ya que hace unos meses he estado leyendo novelas de escritores estadounidenses del género "noir" como Raymond Chandler o Dashiell Hammett, es mi nueva obsesión leer sobre Estados Unidos y sus inicios como potencia mundial y posterior imperio en el siglo XX.

Lynch es para mí el exponente de la sordidez del "American Dream", el que nos señala que detrás de cada publo bicicletero estadounidense hay un secreto tán terrible y depravado que las personas del mismo, al escuchar cualquier palabra que se refiera a él, se encierran en un mutismo de acero. ¿Quién no recierda su excelente serie televisiva de "Twin Peaks" en donde el agente Dale Cooper iba a investigar el asesinato de Laura Palmer, sin saber que al hacerlo se sumergiría en toda una red de locura y maldad... ¡Ay nanita!

Imagínense vivir esos tiempos, algo así como 1920-1950, en que Nueva York estaba retacada de inmigrantes que llegaban a "América" (término que me caga) llenos de esperanza para comenzar una nueva vida, cuando las calles sucias y malolientes estaban atestadas de casi todos los representantes de las razas del planeta, como llevaban a cabo una sorda y desesperada lucha por sobrevivir en la gran urbe de hierro.

En esos años, el tán manoseado sueño americano estaba en todo su auge, la gente todavía creía en el gobierno y el mismo gobierno no era tán descarado con la ciudadanía como ahora, la corrupción existía pero muy por debajo del agua y, en síntesis, la gente ers más feliz que ahora, comía mejor que ahora y no se mataban unos a otros.

Quien quiera entrar a la esencia podrida de la sociedad estadounidense debe ver Mullholland Drive, la película lyncheana por antonomasía.

1 comment:

Rulo M. Y. said...

Ni a cual irle de Lynch, sin mencionar la rola "The Beast" del soundtrack de Mulholland Drive.

Pd. Bueno, Dune, segurito Jodorowsky si la hacía un éxito.