Thursday, November 02, 2006

Historias tremendas y de mucho miedo II

Sigue el ambiente irreal del día de muertos entre el anaranjado de las flores xempaxuchitl y las calaveritas de azúcar y chocolate (¡ñam!, las que rifan son las de Sanborns), por lo que voy a contarles otras tres historias macabras para causarles "zurreishon in the chon", la primera yo no la protagonicé, la segunda, estuve presente pero ni en cuenta, andaba muy pendejo por esos años y la tercera si la viví. Cackle, cackle.

Tengo unos primos, los Topete, que viven en Cuernavaca (la antigua Quauhnahuac, escenario del excelente libro "Bajo el Volcán" del inglés alcohólico Malcolm Lowry) que una vez, precisamente en una noche de brujas, estaban pasando por una casa en donde se encontraba una cruz de piedra de tiempos de la colonia, única sobreviviente de las cuatro que mandara poner Hernán Cortés en cada punto cardinal después de conquistar el territorio y de recibir el título de Marques del Valle de Oaxaca (conozco a los descendientes, son vecinos y aunque la Marquesa es una amor, los hijos son unos verdaderos assholes).

Total que, cuando mis primos pasaron por ahí después de comprar unos chescos pa´ las cubas, detrás de la mentada cruz (la cual se encuentra al norte de la ciudad de la eterna primavera), se les apareció la sombra en una pared de un conquistador español a caballo y al verla, pensaron que era un excelente disfraz de día de brujas, pero cuando vieron que no había nadie ahí ya que era un baldio cerrado, se les frunció hasta el ñe, se les bajo el pedo en nanosegundos y se fueron hechos la chingada a su casa a unas cuadras de allí, tiempo después les contaría una ancianita que en una de las casas al lado de la cruz murió uno de los soldados que llegó con Cortés.

La que sigue pasó en la estación de radio donde yo trabajaba: Stereo 100 (¡Todo el tiempo hasta el pito!) cuando se encontraba en la calle de Darwin en la Nueva Anzures (ahora creo que está en Santa Fe), resulta de que antes de que fuera una estación para el adulto contemporáneo, era una estación de radio religiosa, donde leían la biblía, ponían himnos al señor y esas cosas. Resulta que en una de esas, vayan uds. a saber porque, murió una niña en las instalaciones y en las noches se aparece.

Varios compañeros, sobre todo los operadores tienen todas las luces prendidas cuando les toca el turno nocturno y uno que otro la ha visto en la reflexión de los vidrios y cuando abre las puertas de los estudios de grabación, una vez, el productor Pepe Anzures, que a veces se quedaba hasta tarde produciendo programas, le mentó la madre sin saber que era la aparición y le dió un portazo que lo dejo sacadísimo de onda por semanas.

La ultima me pasó a mí, iba con mi fiel "Mayatito Asesino" (un vocho color verde mayate) y mi ex-chava por los rumbos coloniales de Santa Catarina, cerca de San Ángel, por el San Angel Inn, ibamos a una fiesta por ahí (¡las fiestas en esos rumbos se ponen a toda madre!) y al pararme en un alto, vimos a una viejita que parecía pepenadora y al verle los ojos mi ex y yo, nos quedamos mudos, tenía una mirada que te atravesaba y a lo mejor ni era aparición, pero lo curioso es que cuando volteamos un segundo para checar que el semáforo ya diera verde (nos urgía largarnos de ahí), al posar la mirada otra vez a la banqueta ya no estaba... verga de pollo.

Estas son mis tres historias ahora que si a ustedes les gustan las emociones fuertes y quieren ver fantasmas, váyanse al famosísimo "Callejón del Aguacate" cerca de la Plaza Hidalgo en Coyoacán, por donde está un colegio llamado "Centro Unión", conocido por la mafia perparatoriana como "Circo Unión" y que era propiedad de mi tío Guillo donde dicen que se aparece un charro negro y una mujer vestida de novia... ¡Ay nanita!

Feliz día de muertos y convivan a gusto con sus seres queridos que se les adelantaron y no se traguen nada de su altar, no se vayan a encabronar y les azoten las puertas o algo peor, vean lo que pasó en Cañitas.

5 comments:

Ginger said...

Ahhhh yo definitivamente con lo que me quedo de ésta época de fiestas mortíferas es con las calaveritas de chocolate de Sanborns, ¿verdad que son harto sabrosas? Ya decía yo que no era la única que tenía ese gusto exquisito jajajajajaja.

Besos!

Amenazza said...

Ay nanita... a mí como que también me han pasado cosas cotorronas, pero hasta que no se me aparezca el chamuco y pueda pipearlo con fe, no estaré convencido de lo sobrenatural, juar juar...

Rulo M. Y. said...

Antes que nada, si alguien ve al chamuco, porfa avise... necesito lana... ¡¡¡URGENTEEEEE!!!

Tratando de recordar algún suceso de mi vida que sea realmente escalofriante, solo pude remontarme a dos meses atras...

Resulta que hace como 5 meses, descargué un CD, que es la compilación de un bar de barcelona llamado Razzmatazz (el CD lleva el nombre del bar y es el #5)... total, antes de irme a la ciudad de Xalapa, lo quemé para llevarmelo, ya que estaba en la compu de mi señor padre. Para no hacer el cuento largo, por X o Y razón, el mendigo disco llegó rayadisimo y solo pude copiar 5 archivos a la computadora, dentro de los cuales, tres se escuchan bien, uno fue sustituido por otro archivo de mi computadora automaticamente y otro CHAN CHAN CHAN CHÁAAAAAN!!! cambió por completo, es totalmente otra melodia que yo no tenia en la computadora, ni la había escuchado y además tiene tintes muy macabros y no me explico como demonios llegó ese archivo ¡a mi PC!

Por otro lado, esa misma semana, mi televisión marca Zenith (aunque por sus años de servicio ya la llamo Zeñilth) se encendía, cambiaba de canal, subia y bajaba de volumen y apagaba sola cuando uno dejaba de ponerle a tención. Raro ¿no?... pa mi que igual y tenemos un poltergeist... pero bueno.

En fin... eso es todo lo terrorifico que me ha pasado en la vida, quizá algún día mi computadora le salga "cosa viva" y haga mis quehaceres, o mal, se ponga a postear cosas raras sin mi consentimiento.

Zombie said...

¿No es en el callejón del Aguacate donde está la casa donde Burroughs mató a su esposa? Yo siempre he querido ir pero nomás no, nunca se me va a hacer que me pasen ese tipo de cosas.

Marqués de Topochico said...

No, Burroughs mató a su esposa en unos departamentos de la colonia Roma, más o menos al centro de la ciudad y el mentado callejon está en Coyoacán, más pa´l sur.

Un Marqués "dizque" orientado.